Educación

La consecución de un modelo educativo basado en el desarrollo integral de la persona al margen de los estereotipos y roles asignados según el sexo, la orientación y la identidad sexual, el rechazo a cualquier forma de discriminación, el tratamiento de la diversidad afectiva y sexual, y la garantía de una orientación académica y profesional no sesgada por el género, debe servir para potenciar la igualdad real de mujeres y hombres en todas las etapas del proceso madurativo.

Incorporar la coeducación en todos los niveles del sistema educativo, favorece el desarrollo de las personas y evita toda forma de discriminación.